Logo Revista de Seguridad

¿Es la biometría el futuro de la autenticación?

Debido al auge de la biometría como método de autenticación y su futuro prometedor en Latinoamérica,
Es la biometría el futuro

Ante la creciente demanda de los usuarios finales latinoamericanos por experiencias sin
contacto y sin contraseña, las organizaciones están adoptando por tecnologías biométricas
avanzadas como una alternativa más cómoda y segura para la autenticación.

En América Latina, la biometría se presenta como una solución cada vez más relevante en el
ámbito de la seguridad y la autenticación. Con un mercado regional valuado en alrededor de
USD 5,2 mil millones en 2023 y con proyecciones de crecimiento sostenido a una tasa anual
compuesta del 12,30 % hasta 2032, el creciente interés y adopción de esta tecnología es
evidente.
Debido al auge de la biometría como método de autenticación y su futuro prometedor en
Latinoamérica, a continuación, presentamos cuatro temas esenciales que debes conocer sobre
el adecuado desarrollo de esta tecnología en la región.

  1. La biometría en la actualidad
    Según Statista, el número de suscripciones de teléfonos inteligentes superó los 6.900 millones
    en 2023 y los modelos más recientes vienen equipados con al menos una característica
    integrada para la autenticación biométrica, involucrando reconocimiento facial o de huellas
    dactilares. Esta se presenta como un sustituto seguro y conveniente para las contraseñas o
    PIN tradicionales.
    La clave de paso FIDO permite a los usuarios autenticarse de manera segura en servicios en
    línea sin necesidad de usar contraseñas. Cuando se solicita a un usuario que inicie sesión en
    una aplicación o sitio web, puede hacerlo utilizando la biometría que usa para desbloquear su
    dispositivo (teléfono móvil, computadora o llave de seguridad). El crecimiento en su popularidad
    ha llevado a expertos a prever que pronto se convertirá en el método dominante de
    identificación sin contraseña. Gigantes tecnológicos como Google, Microsoft y Apple, junto con
    proveedores clave de autenticación como HID, han adoptado esta tecnología en sus
    ecosistemas. Se proyecta que los ingresos del mercado de sistemas de identificación sin
    contraseña crecerán un 27 %, alcanzando los USD 53.6 mil millones para 2030.
    Por su lado, el reconocimiento facial experimenta un aumento en su popularidad, impulsado en
    parte por su implementación en documentos como licencias de conducir y pasaportes, con el

objetivo de prevenir el fraude. Los avances en gráficos generan mejoras en la calidad de las
imágenes y los videos, lo que contribuye al progreso de esta tecnología que, combinada con
los desarrollos en inteligencia artificial (IA) y aprendizaje automático (ML), logra niveles
elevados de precisión. A pesar de las preocupaciones relacionadas con el sesgo en las
coincidencias y los márgenes de error, los expertos en seguridad pronostican un aumento
significativo en los casos de uso del reconocimiento facial en los próximos años.
Gracias al avance tecnológico, las cámaras modernas, al fusionar IA y ML con la tecnología de
imagen multiespectral (MSI), pueden enfrentar condiciones de iluminación desafiantes y ofrecer
una detección superior de ataques de presentación (PAD) para detectar posibles fraudes.
Además, la capacidad de llevar los algoritmos y funciones de coincidencia permite realizar
procesamientos biométricos de manera rápida, mejorando la experiencia del usuario.

  1. Biometría conductual, autenticación a otro nivel
    Con el aumento y sofisticación de los fraudes digitales, la biometría conductual gana
    relevancia, aprovechando la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático (ML) para
    identificar patrones únicos del comportamiento humano. Los datos biométricos conductuales se
    centran en identificar y comprender las actividades reales del usuario, lo que permite validar su
    identidad y comprender sus intenciones.
    Acciones del usuario, como iniciar sesión en la aplicación, navegar hacia una página en
    particular o realizar una transacción, junto con los datos que reflejan su comportamiento, como
    los movimientos del mouse, la manera de escribir, los eventos táctiles y los patrones de
    deslizamiento, constituyen la biometría conductual. Esta forma de autenticación puede
    identificar de manera única a un usuario con el análisis de la información.
    Este perfil se actualiza en tiempo real, lo que permite identificar de manera única a cada
    usuario. Estos indicadores, combinados con detalles específicos como la dirección IP, el
    dispositivo utilizado y los patrones de navegación, ofrecen un valor contextual óptimo, lo que
    resulta en una alta eficacia en la detección de fraudes y una reducción en la cantidad de
    usuarios rechazados de manera incorrecta.
  2. La paradoja del cumplimiento normativo y la confianza
    Proteger los datos biométricos y asegurarse de que las empresas los utilicen de manera
    responsable es importante. Pero la paradoja radica en que esta misma información biométrica
    se utiliza para proteger la integridad y la privacidad de la identificación de alguien, sus activos y
    el acceso a lugares.
    Sin embargo, el entorno normativo complejo puede representar un obstáculo para una
    adopción más amplia de las tecnologías biométricas. Muchas organizaciones de menor tamaño
    se muestran reticentes debido a preocupaciones relacionadas con la interpretación y aplicación
    de las leyes, lo que puede resultar en litigios costosos y sanciones financieras.

Además, diversos obstáculos dificultan una adopción más extendida de la tecnología
biométrica. Uno de ellos es la preocupación del público por la gestión ética de sus datos. Otro
desafío radica en la compatibilidad con los dispositivos utilizados para garantizar la seguridad.
La efectividad de la biometría está ligada al entorno de captura, es decir, a una cámara, donde
tanto esta como el lector funcionen de manera confiable.
También es importante considerar la idoneidad. Por ejemplo, requerir reconocimiento facial o
de huellas dactilares no es ideal cuando el usuario conduce un automóvil. En este caso, el
reconocimiento de voz sería lo más adecuado.
Ahora bien, en América Latina se observa un crecimiento significativo en la regulación de la
biometría. En México, la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los
Particulares establece disposiciones para la protección de datos, incluidos los biométricos, lo
que indica un avance en la privacidad de los ciudadanos. Asimismo, países, como Brasil,
Colombia, Chile, entre otros, han promulgado leyes en ese sentido, abordando aspectos
específicos de la biometría y su uso en sistemas de identificación y seguridad.

  1. Mejores prácticas para fomentar la adopción
    La comunicación con los usuarios finales ayudará a comprender mejor cómo funciona la
    tecnología biométrica y qué sucederá con los datos. Por ejemplo, los empleadores que utilizan
    biometría para control de tiempo y asistencia o en el punto de venta para la prevención de
    fraudes, deberían explicar qué se recopila y por qué.
    Para ello, es importante asociarse con empresas que tengan un enfoque modular hacia la
    biometría, dado que no existe una solución única para todos los casos. En otras palabras,
    intentar implementar la misma solución para cada caso de uso o industria no es ideal. En
    cambio, es importante mantener un enfoque centrado en la experiencia del usuario final al
    reducir el nivel de fricción, utilizar cifrado de datos, obtener el consentimiento del usuario y
    crear componentes para permitir que integren la biometría en sus aplicaciones de la manera
    más fluida posible.
    El uso de la biometría en Latinoamérica se muestra prometedor a medida que aumenta la
    confianza del público en la seguridad. Con el constante avance en las tecnologías y el
    compromiso de los proveedores de seguridad con consideraciones éticas y de privacidad, así
    como con la atención de posibles vulnerabilidades en sus soluciones, la confianza y seguridad
    del público en la región seguirán fortaleciéndose.

Por: Klauss Schoneborn (Gerente de Ventas para soluciones de identidad y gestión de acceso
de HID en América Latina) y Vinicius Ferreira (Ingeniero de soluciones de HID en América
Latina)

NOTICIAS

Últimas actualizaciones en el ámbito de la Seguridad

Buscar en el portal