Logo Revista de Seguridad

Al rescate de la historia patrimonial del edificio que alberga a la OCN INTERPOL Santiago.

La historia patrimonial del edificio que alberga a la OCN INTERPOL en Santiago.

En la ciudad de Santiago, comuna de Independencia y ubicado en la Avenida del mismo nombre a la altura del número 56, se encuentra el edificio con arquitectura neoclásica que acoge actualmente a la Oficina Central Nacional Interpol. Estructura que, en el año 1984, mediante Decreto 649 del Ministerio de Educación, fue declarada Monumento Histórico Nacional.

Durante el siglo XIX las condiciones de vida de gran parte de la población eran insalubres, proliferaban: pestes, epidemias y la tasa de mortalidad era alarmante. El Estado debió asumir entonces la implementación de políticas públicas en materias de salud. A fines del siglo XIX era perentorio constituir una institucionalidad que coordinara de manera centralizada los problemas de higiene y salud que arreciaban sobre todo a las periferias urbanas. En este sentido, se creó en 1892 el Instituto de Higiene dependiente del Consejo de Superior de Higiene Pública, con sede en Quinta Normal y luego en calle Rosas. La construcción de su edificio de calle Independencia fue proyectada por el destacado arquitecto francés Emilio Jecquier el año 1902, el mismo a cargo del Museo Nacional de Bellas Artes y de la Estación Mapocho.

Su objetivo principal era realizar estudios científicos y determinar las normas de salubridad que debían regir en instituciones públicas y privadas. Tuvo en total cinco secciones: estadística, química, bacteriología y microscopía, seroterapia y desinfectorio. Este último fue inaugurado en 1896 en calle Borgoño, antigua Los Tilos. Su objetivo principal era la inspección sanitaria, higienizar y descontaminar tanto ropas, como habitaciones y viviendas insalubres. Para ello, inició sus funciones únicamente con una estufa y un pulverizador que eran utilizados en caso de detectarse enfermedades contagiosas, como coqueluche, difteria, escarlatina, tuberculosis, viruela, alfombrilla, entre otras, las que asolaban con mayor intensidad a los sectores pobres de la ciudad.  

Cinco pabellones con distintas funciones conformaban un complejo de edificios que pertenecían al Consejo Superior de Higiene. La función del Instituto era, por sobre todo, determinar medidas de higiene y salubridad que debían regir en instituciones públicas y privadas, a través de estudios científicos que consideraban, por ejemplo, el análisis de agua, animales, vestimentas, alimentos, viviendas. Los resultados de las investigaciones efectuadas y de las medidas emprendidas, eran informadas en dos publicaciones periódicas: la Revista Chilena de Higiene y Boletín de Higiene y Demografía (Ferrer, 1911, p. 41). 

El Instituto fue cerrado el 31 de diciembre de 1924 por la Junta Militar que sucedió al gobierno de Arturo Alessandri y en 1929 comenzó a funcionar en su edificio, el Instituto Bacteriológico de Chile. En 1936 pasó a ser parte del Ministerio de Salubridad Pública y en 1952 del Servicio Nacional de Salud. En 1977 las instalaciones pasaron a la Central Nacional de Informaciones (CNI) , conocido como “Cuartel Borgoño” (Figueroa, 2017, p. 14).

En 1988, las dependencias fueron entregadas a la Policía de Investigaciones, quien lo administra hasta la actualidad. Siendo ocupadas desde el año 1989 al 1999 por el Instituto Superior de Investigaciones o INSUPICH, en el marco de un necesario perfeccionamiento y formación de los escalafones superiores de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI), como expresión de un proyecto académico policial que se había iniciado el 5 de mayo de 1977 con la misión de formar a los futuros jefes de la institución y contribuir al perfeccionamiento de los Oficiales por medio de la docencia, la investigación y la extensión de las materias propias del quehacer institucional.

Sin embargo, desde que se habilitó en el año 1999 la sede oficial del INSUPICH en Pajaritos, toda el área académica se fue trasladando hasta allá, dejando en Independencia sólo la Unidad contra el Crimen Organizado y la Brigada de Derechos Humanos. Posteriormente, como consecuencia de los efectos del terremoto del año 2010, este edificio se vio obligado al cierre de sus puertas.

Tras largos años de estudio, diseño y ejecución, actualmente las instalaciones de Independencia 56 acogen a la Oficina Central Nacional Interpol Santiago, lugar en el cual también se encuentran sitas el Departamento de Asuntos Internacionales y la Jefatura Nacional de Cooperación Internacional. 

Autor: Richard Biernay Arriagada

NOTICIAS

Últimas actualizaciones en el ámbito de la Seguridad

Buscar en el portal

Última edición

World Police Summit