Logo Revista de Seguridad

Las puertas automáticas resistentes al fuego de Manusa incrementan la seguridad y sectorización en el interior de edificios

Manusa, empresa líder en diseño, fabricación, instalación y mantenimiento de puertas automáticas en todo tipo de edificios, cuenta en su catálogo con un producto que garantiza la seguridad de personas e instalaciones ante cualquier incendio. Se trata de la puerta automática resistente al fuego EI.

Ningún edificio está exento de sufrir un incendio, ya sea provocado o fortuito. La puerta automática resistente al fuego EI de Manusa es una respuesta efectiva y vital para salvaguardar las instalaciones de cualquier compañía, ya que ayudan a sectorizar el edificio.

Este tipo de acceso inteligente presenta una combinación perfecta entre la funcionalidad de una puerta automática corredera de cristal y las propiedades esenciales de una puerta cortafuego, lo que le permite cumplir una función crucial en la sectorización de zonas en caso de incendio. Entre sus características se puede destacar que cuenta con certificados normativos tras ser sometida a rigurosas pruebas y ensayos en su conjunto, asegurando su resistencia al fuego de acuerdo con la normativa vigente. Además, presenta un sistema de sellado avanzado con materiales ignífugos de alta resistencia y calidad.

Otro de sus aspectos es que permite la integración con sistemas de alarma de incendio activando de manera automática los protocolos de seguridad y una respuesta rápida y efectiva. En las puertas se pueden instalar cristales de vidrio templado con gel intumescente altamente resistente al fuego que proporciona una visión clara y segura de la situación, al tiempo que mantiene la integridad de la puerta y su capacidad de resistir el calor.

La puerta automática resistente al fuego EI, ya sea de apertura central o lateral, está disponible en varios tipos de clasificación. Desde la Clasificación E30 (integridad) que mantiene su integridad durante 30 minutos, hasta la Clasificación EI60 (integridad y aislamiento) que garantiza 60 minutos de protección contra la propagación de llamas, gases y transferencia de calor.

“Cualquier empresa otorga un valor añadido a sus instalaciones cuando cuenta con una o varias puertas automáticas que resisten al fuego y las llamas. Es vital que cualquier inmueble pueda frenar la propagación de un fuego y este modelo de acceso inteligente coopera con esta tarea”, destacan desde Manusa.

La instalación de puertas automáticas resistentes al fuego se vuelve esencial para la seguridad de edificios y sus ocupantes, sobre todo en lugares como restaurantes y hoteles, en los cuáles hay cocinas. También se pueden instalar este tipo de soluciones en espacios como aeropuertos, tiendas, centros comerciales, oficinas, centros sanitarios y otros edificios para así aumentar la seguridad sin renunciar a la funcionalidad.

NOTICIAS

Últimas actualizaciones en el ámbito de la Seguridad

Buscar en el portal