Logo Revista de Seguridad

Nueva serie comercial de detectores de movimiento de Bosch con rendimiento de captura mejorado e inmunidad a falsas alarmas gracias a los sensores MEMS

Los sensores de sistemas microelectromecánicos (MEMS) realmente tienen múltiples talentos. Estos diminutos “todo terreno” brindan comodidad, seguridad y protección en la vida cotidiana. Pueden detectar cambios mecánicos, magnéticos e incluso químicos de forma fiable y con gran precisión, y convertirlos en señales eléctricas. Esta tecnología innovadora ahora también se está abriendo camino en la tecnología de seguridad.

Gracias a los sensores MEMS utilizados en ellos por primera vez, los detectores de movimiento de la serie comercial (Gen2) de Bosch lanzados recientemente en la región EMEA cuentan con un mejor rendimiento de captura e inmunidad a falsas alarmas. También ofrecen todos los beneficios comprobados de los detectores TriTech, que tienen un rango de detección de hasta 15 metros y se usan dentro de locales comerciales con un riesgo de seguridad moderado a alto, como edificios de oficinas y fábricas, bancos y tiendas minoristas.

Detectores de movimiento mejorados gracias a los sensores MEMS

Los sensores MEMS que Bosch utiliza en los detectores de movimiento de la serie comercial (Gen2) son sensores de aceleración ultrapequeños de alto rendimiento como los que se utilizan en los teléfonos inteligentes, por ejemplo. “ Con una mejor compensación de impactos y vibraciones y sin contactos mecánicos, estos sensores ofrecen la máxima inmunidad a las falsas alarmas ”, explica James Mottorn, experto en sensores y gerente de productos de Bosch Building Technologies. Dado que, por lo tanto, tampoco es necesario un tornillo de montaje para el contacto antisabotaje, la versión antienmascaramiento ahora requiere incluso menos tiempo de instalación.

Además, los sensores MEMS facilitan aún más la detección de intentos de manipulación en el lugar de instalación, ya sea que alguien intente sacar el detector de la pared o quitar los soportes y las juntas giratorias. Como parte de la actualización, Bosch también ha mejorado aún más la inmunidad a la radiofrecuencia (RF) del detector.

Resistencias RFL integradas

En los nuevos dispositivos, ahora es de hasta 6 GHz, lo que brinda a los detectores de movimiento una protección aún mejor contra las interferencias causadas por los enrutadores Wi-Fi, que normalmente funcionan en este rango de frecuencia. Otro punto a favor de la nueva generación es que las resistencias EOL integradas ahora se pueden seleccionar más rápidamente durante la instalación porque los puentes han sido reemplazados por interruptores fáciles de usar.

Por último, pero no menos importante, la innovación cuenta con un control antienmascaramiento más optimizado para los sensores, que ahora es más sensible a los intentos de bloquear los sensores con papel o pintura en aerosol, por ejemplo. Del mismo modo, el control antienmascaramiento mejorado también puede identificar objetos como pancartas publicitarias que se han colocado inadvertidamente frente al detector. 

Tecnología TriTech comprobada de Bosch

Los nuevos detectores de movimiento de la serie comercial (Gen2) comparten los beneficios establecidos de la tecnología TriTech: una combinación de PIR y tecnología de radar Doppler de microondas más procesamiento de señal avanzado. Después de todo, especialmente en un entorno con un riesgo de seguridad elevado, cualquier movimiento en un área debe detectarse de manera rápida y confiable sin activar falsas alarmas, incluso en entornos desafiantes como ubicaciones con fuertes corrientes de aire, objetos en movimiento y condiciones difíciles de luz o temperatura. 

Como todos los detectores de movimiento de Bosch, los modelos de la serie comercial (Gen2) son fáciles de instalar, lo que reduce los costos de instalación. También están construidos para durar. Los detectores de movimiento de Bosch vienen con una garantía de cinco años como estándar. En la región EMEA, los detectores TriTech incluso vienen con una garantía de ocho años.

Proveedores de sensores MEMS 

Bosch es el proveedor de sensores MEMS para vehículos y productos electrónicos de consumo en todo el mundo y ya ha producido más de 18 000 millones de sensores. 

Por ejemplo, son los sensores MEMS los que permiten que los rastreadores de actividad física cuenten los pasos, garanticen que las bolsas de aire se abran en el momento adecuado y activen los sistemas de asistencia de frenado en los vehículos. Gracias a estas propiedades, los sensores MEMS también son ideales para su uso en aplicaciones de seguridad en edificios.

NOTICIAS

Últimas actualizaciones en el ámbito de la Seguridad

Buscar en el portal